Archivo etiqueta cine

No sólo el guión.

La manufactura del cine británico siempre se ha basado en muy buenos guiones, pero también en la impecable puesta en escena, en los escenarios y en el vestuario, tanto del cine de época como del que se ambienta en años más recientes.

“Ana de los mil días”, “Cromwell”, “Un hombre para la eternidad” son películas ambientadas en los siglos XV, XVI y XVII y desarrollan enormes despliegues de puesta en escena y vestuario, sin que el cine europeo continental o el cine americano les hayan logrado hacer sombra.

Recientemente hay dos títulos que quiero destacar. Por un lado, “La Duquesa“, en la que Keira Neightly interpreta a la duquesa de Devonshire, esposa del estricto duque, interpretado por Ralph Fiennes, obsesionado tanto por su carrera política como por perpetuar su saga con un varón, verdadero motivo de su matrimonio.
imagen la duquesa 5 No sólo el guión.

En esta película, volvemos a ver el despliegue del cine británico, que no ha perdido su capacidad de llevarnos al ambiente de cada época, con todo lujo de palacios, campiñas, jardines, vestidos, música, bailes…

Y por otro lado, la genialidad de “El discurso del rey“. Ya no sólo por el reflejo más o menos fiel y poco caracterizado de la llegada de Eduardo VIII y Jorge VI al trono, sino porque, aunque apenas se ambienta ocho décadas atrás, logra hasta en el último detalle (desde el micrófono del principio de la película hasta los nudos de la corbata del príncipe Alberto, pasando por los sombreros de la princesa Isabel) a la época en que se desarrolla. Pero lo importante no es sólo que te transporte en lo que a la realeza se refiere: la casa, la ropa, el jersey de lana, la tetera, el sofá de la casa de Lionel Logue (interpretado por Geoffrey Rush) son los de una familia de clase media británica de aquella época.

el discurso del rey 300 px No sólo el guión.

Y, ciertamente, con ambientaciones así, se tiene hecha casi media película, respaldada por guiones sólidos, donde la realidad histórica no sale mal parada de las aportaciones originales.

,

Sin comentarios

“Carancho”, de Pablo Trapero.

Hay películas que uno no termina de entender por qué se pierden en el océano de las preferencias comerciales de las salas de proyección españolas. Y para nuestra desgracia, una parte importante del cine argentino, de buena factura y gran guión, está en ese grupo. Y “Carancho” es una de ellas.

Ricardo Darín y Martina Gusman encarnan una pareja de solitarios nocturnos. Darín da vida a Sosa, un abogado sin licencia que vive de la captación de clientes en accidentes de tráfico, in situ, buscando la más mínima rendija para demandar a las aseguradoras. Ella es Luján, una novata en los servicios de emergencia bonaerenses.

La película empieza con una cifra escalofriante: al año, 8000 personas fallecen en Argentina por accidentes de tráfico, para que os hagáis a la idea, 4 veces la cifra española. Sobre esas 8000 personas que fallecen, sus familiares, los heridos, los daños, gira toda una trama de bufetes que más bien son mafias. Y en ese ambiente viciado, los que se deselvuelven como pueden, a base de suturas, son dos almas solitarias como los personajes de Sosa y Luján.

carancho  Carancho, de Pablo Trapero.

Así que nos encontramos con una película de drama, de violencia y de solitarios que se ven arrastrados. Y, o yo me equivoco mucho, o esta genialidad del cine argentino ha pasado, por desgracia, desapercibida en las muy comerciales salas de cine españolas.

Véanla, casi por obligación.

(Esta entrada también se ha publicado en el blog cultural de JSCL).

, , , ,

Sin comentarios

Música para acabar la semana.

El genial Gabriel Yared nos regaló toda una banda sonora en “El paciente inglés”, a la cual llevo dándole vueltas toda la semana que hoy termina.

Disfruten:

, , , ,

1 Comentario

“Habitación en Roma”, de Julio Médem.

Sí, puede ser verdad. Muchos dicen que el cine de Médem hay que comprenderlo, que “te tiene que gustar”, pero por suerte para mí, estoy en el grupo de los que les gusta el cine de Médem.

Luego está el otro grupo de idiotas que no quisieron entender el cine documental de Médem, “La pelota vasca”, para más señas. Quizás porque su estrechez de miras es proporcional a su apego por otros tiempos en que la tijera era la reina del celuloide y no les gusta que se den diferentes puntos de vista que no sean los de su monocorde letanía sobre el País Vasco. Pero eso es harina de otro costal.

Con “Habitación en Roma”, Médem logra la narración de una noche de encuentro con el único escenario de una habitación de hotel en la Via dei Coronari, en Roma, cerca de la Piazza Navona, por si alguna vez os da por ir a visitar. Alba y Natasha tienen un encuentro casual en la noche romana y la atracción supera el plano meramente químico, fisiológico y sexual para desvelarse poco a poco en una suerte de coincidencia trascendental, que lo sobrepasa todo, más allá de los meros detalles de la vida de las que hasta entonces han sido dos desconocidas.

Un gran acierto el de Médem en la situación. Quizás yo sólo recuerde “La soga” de Hitchcock como la única película en la que toda la acción se desarrolla en un único espacio. En nuestro caso, una amplia habitación, un balcón idóneo y un mundo que gira en torno a la cama y al ordenador portátil, la única ventana que nos hila al exterior.

Un gran acierto también el juego de tonos ocre de la luz artificial, del amanecer, de la habitación, con el más pálido blanco del baño.

Y la banda sonora, con Russian Red y el tema “Loving strangers”, que Médem hace sonar en los momentos adecuados y en los versos más adecuados aún.

En relación con el reparto, sólo hay un personaje masculino, el empleado, recepcionista, proveedor del hotel, Max, interpretado por Enrico Lo Verso, a quien pudimos ver como espadachín en “Alatriste”.

Ellas, Alba y Natasha, corresponden a una diseñadora de vehículos vallisoletana y a una estudiante de arte, interpretadas por la siempre solvente Elena Anaya (nunca ha defraudado desde que se desveló con “Familia”, de Fernando León) y la novel Nathasa Yarovenko. Y en medio de las subidas de una atracción sexual inmediata y de la curiosidad por la vida de la otra vienen las bajadas, los ataques de fidelidad a sus parejas, la condición humana en su esencia más cruda.

Pero el logro fundamental de Médem es, sin duda, en los tiempos que corren aún (por desgracia) en España y en Italia, dejar patente la posibilidad de elaborar una historia de amor entre mujeres sin que, hasta ahora, nadie ose públicamente poner en duda la solvencia del film sin riesgo de ser tachado, con razón, de homófobo inculto del carajo, porque nadie le podrá hacer otra “crítica”.

Se trata más que de una historia de amor, de una narración sobre la complejidad de la condición humana en el mundo globalizado, donde una española y una rusa, de culturas diferentes, se encuentran a medio camino, en Roma, y dan lugar a alturas y bajadas que, en mayor o menos medida, uno, cualquiera, usted o yo, vive también en el mundo de hoy.

habitacion roma Habitación en Roma, de Julio Médem.

Este artículo también se ha publicado en el blog cultural de JSCL.

, , , , ,

1 Comentario

Indispensable.

Hoy hemos conocido que a Videla le ha caído una cadena perpetua e irá a la cárcel por una mínima parte de los crímenes cometidos por la Junta Militar de Argentina (lo que él llamó “Proceso de Reorganización Nacional”). Y aunque llega tarde, y aunque aún le queda mucho castigo, el mejor castigo que le podemos dar es recordar.

Y para recordar, os recomiendo una película sobre lo que allí pasó:  “La historia oficial“, con una genial Norma Aleandro y un no menos genial Héctor Alterio. De la escena que os dejo se saca una conclusión: hubo quien se fue en 1976, hubo quien volvió en 1983, hubo quien no vivió para contarlo, pero los que siguieron exactamente igual de relindos, son los hijos de puta.

Esta película resulta indispensable. Tan indispensable como el juicio y el castigo a los culpables.

, , , , , , ,

Sin comentarios

Música para acabar la semana.

Esta pieza de Boccherini “La Musica Notturna Delle Strade Di Madrid” No. 6, Op. 30 es la pieza principal de la película “Master and Commander”. Para los que les guste el cine de aventuras, una película muy entretenida.

, , ,

2 Comentarios

La represión de la dictadura franquista y el cine.

(Artículo publicado en Renovación).

Cuando hablamos de la represión franquista en el cine, podríamos hablar de la censura, los tabúes, o el silencio impuesto al cine español en los años de la dictadura que, en algunos casos, sólo pudieron ser evitados con el exilio o bien con mucha imaginación.salvador 300x127 La represión de la dictadura franquista y el cine.

Un exilio, como el de Buñuel, que hizo que sus triunfos se realizasen desde Francia o desde México. Una censura burlada, en algunos casos, con la gran imaginación de Berlanga o de Azcona, que lograban retratar las miserias de la España franquista sin despertar las tijeras del censor.”Plácido”, “Bienvenido Mr. Marshall” o “El verdugo” son títulos que podrían situarse en esta clasificación.

La censura, aparte de ser un ataque directo a la libertad creativa y expresiva, llegaba a puntos absurdos con los cortes realizados en películas extranjeras. Mientras Tony Curtis no recibía ninguna insinuación por parte de Lawrence Olivier en “Espartaco”, de Kubrick, la censura española logró lo imposible, cambiar un adulterio por un incesto gracias a los cortes en “Mogambo” a la relación del personaje interpretado por Grace Kelly con el personaje de su marido (hermano en la versión española), interpretado por Donald Sinden.foto1 EL LAPIZ DEL CARPINTERO 300x225 La represión de la dictadura franquista y el cine.

Pero también nos podemos referir al reflejo que ha hecho el propio cine de la represión de la dictadura, desde la Guerra Civil hasta los últimos coletazos del franquismo, ya sea con películas que se han dedicado por entero a hechos concretos o ya sea por fragmentos dentro de una película sobre otras cuestiones.

Sobre la represión en los primeros años de la dictadura, podemos mencionar “El lápiz del carpintero”, basada en la novela del mismo nombre de Manuel Rivas, y que nos ofrece una visión de la represión en Galicia, como hiciera Cuerda con “La lengua de las mariposas”, basada también en relatos de Rivas. Al componente represivo general, “El lápiz del carpintero” añade la manía persecutoria hacia la pareja concreta del médico Daniel Da Barca y su mujer, Marisa Mayo, por un magistral Luis Tosar interpretando al represor Herbal.

Títulos como “Silencio roto” o “Los días del pasado” relataron la actuación de las guerrillas antifranquistas, preferentemente en el Norte de España. En “Los días del pasado”, el realizador Mario Camus relata las dificultades de una maestra del Sur (papel realizado por una Pepa Flores que ya no tenía nada de Marisol) por encontrar a su novio (interpretado por Antonio Gades, por entonces unido sentimentalmente a Pepa Flores) en la España de 1945, cuando él se ha unido al maquis.butterfly12 300x235 La represión de la dictadura franquista y el cine.

En “Silencio roto”, de Montxo Armendáriz, y con Lucía Jiménez y Juan Diego Botto, se relata la actuación de diversos vecinos de un pueblo por apoyar a sus amigos y parientes huidos en el monte, así como los conflictos que surgen con la otra mitad del pueblo, de papel pasivo o delatora para la Guardia Civil.

Pero no todo el cine sobre la represión franquista se centra en los primeros años tras la Guerra Civil, donde también podríamos situar “Las trece rosas” o “Los girasoles ciegos” (que aúna además otro fenómeno como el de “los topos”, personas que para evitar la represión se pasaron toda la dictadura escondidos tras un tabique de su propia casa). También hay numerosos títulos que se centran en los últimos años del franquismo.

Así, nos encontramos con “Salvador”, que relata el proceso y condena a muerte de Salvador Puig Antich, el último preso ejecutado por garrote vil, interpretado por Daniel Brühl.

“La noche más larga”, con guión de José Luis García Sánchez y Manuel Gutiérrez Aragón, y con título sacado de uno de los versos de la canción “Al alba”, de Luis Eduardo Aute, narra el reencuentro del fiscal militar (con un magistral Juan Diego) con uno de los abogados (interpretado por Juan Echanove) de los fusilados en septiembre de 1975, últimos fusilamientos del franquismo, que provocaron una amplia condena internacional y diplomática.

Entre tanto, numerosos títulos han relatado las penurias de la falta de libertades durante la dictadura, o las penurias conexas de la oposición al franquismo, la clandestinidad o los tabúes sociales impuestos por el régimen de Franco. Así, tenemos títulos desde “La corte de Faraón”; “Tasio”, de Montxo Armendáriz; o “La guerra ha terminado”, esta última con guión de Jorge Semprún, hasta la adaptación de la novela “Tiempo de silencio”, cuyo autor, Luis Martín-Santos, por cierto, fue un destacado dirigente clandestino del PSOE en los años 50 y 60.

, , , , ,

1 Comentario

Manuel Alexandre, actor de todos.

Una vez me crucé con Manuel Alexandre por la calle. Y quizás ahora no me creáis, pero en aquel momento me resultó uno de los “cruces con gente del cine” que más me emocionó. Hay quien se emociona viendo a grandes estrellas hollywoodienses… yo me emocioné de cruzarme con Manuel Alexandre, una tarde de verano, hará 5 ó 6 años, en la calle Barquillo.

Aún lo guardo bien en mi memoria. Las buenas gentes son las que te generan recuerdos duraderos.

Es mi recuerdo y quería compartirlo con todos, porque él era un actor de todos.

, ,

1 Comentario