Archivo etiqueta Argentina

“Carancho”, de Pablo Trapero.

Hay películas que uno no termina de entender por qué se pierden en el océano de las preferencias comerciales de las salas de proyección españolas. Y para nuestra desgracia, una parte importante del cine argentino, de buena factura y gran guión, está en ese grupo. Y “Carancho” es una de ellas.

Ricardo Darín y Martina Gusman encarnan una pareja de solitarios nocturnos. Darín da vida a Sosa, un abogado sin licencia que vive de la captación de clientes en accidentes de tráfico, in situ, buscando la más mínima rendija para demandar a las aseguradoras. Ella es Luján, una novata en los servicios de emergencia bonaerenses.

La película empieza con una cifra escalofriante: al año, 8000 personas fallecen en Argentina por accidentes de tráfico, para que os hagáis a la idea, 4 veces la cifra española. Sobre esas 8000 personas que fallecen, sus familiares, los heridos, los daños, gira toda una trama de bufetes que más bien son mafias. Y en ese ambiente viciado, los que se deselvuelven como pueden, a base de suturas, son dos almas solitarias como los personajes de Sosa y Luján.

carancho  Carancho, de Pablo Trapero.

Así que nos encontramos con una película de drama, de violencia y de solitarios que se ven arrastrados. Y, o yo me equivoco mucho, o esta genialidad del cine argentino ha pasado, por desgracia, desapercibida en las muy comerciales salas de cine españolas.

Véanla, casi por obligación.

(Esta entrada también se ha publicado en el blog cultural de JSCL).

, , , ,

Sin comentarios

Indispensable.

Hoy hemos conocido que a Videla le ha caído una cadena perpetua e irá a la cárcel por una mínima parte de los crímenes cometidos por la Junta Militar de Argentina (lo que él llamó “Proceso de Reorganización Nacional”). Y aunque llega tarde, y aunque aún le queda mucho castigo, el mejor castigo que le podemos dar es recordar.

Y para recordar, os recomiendo una película sobre lo que allí pasó:  “La historia oficial“, con una genial Norma Aleandro y un no menos genial Héctor Alterio. De la escena que os dejo se saca una conclusión: hubo quien se fue en 1976, hubo quien volvió en 1983, hubo quien no vivió para contarlo, pero los que siguieron exactamente igual de relindos, son los hijos de puta.

Esta película resulta indispensable. Tan indispensable como el juicio y el castigo a los culpables.

, , , , , , ,

Sin comentarios