Recordando a Machado.

Tal día como hoy, 22 de febrero, pero en 1939, Antonio Machado moría en tierra extranjera. Como las autoridades francesas no dejaron que se le diera tierra con la bandera republicana, el cónsul de México expresó la honra de su país por que fuera enterrado con la bandera mexicana. Y así fue.

Precisamente a él, que tanto amor por este país expresaba:

Voy caminando solo…

Allá, en las tierras altas,
por donde traza el Duero
su curva de ballesta
en torno a Soria, entre plomizos cerros
y manchas de raídos encinares,
mi corazón está vagando, en sueños…

No ves, Leonor, los álamos del río
con sus ramajes yertos?

Mira el Moncayo azul y blanco; dame
tu mano y paseemos.

Por estos campos de la tierra mía,
bordados de olivares polvorientos,
voy caminando solo,
triste, cansado, pensativo y viejo.

,

1 Comentario

Música para acabar la semana.

Importan los que importan.

, ,

No hay Comentarios

Cuando se trata de aportar soluciones, Rajoy enmudece

Desde Juventudes Socialistas de España hemos sacado una campaña bajo el lema “Cuando se trata de aportar soluciones, Rajoy enmudece”.

rajoy enmudece 212x300 Cuando se trata de aportar soluciones, Rajoy enmudece

Como sabéis, el pasado 1 de febrero, Mariano Rajoy se quedó sin decir palabra cuando una joven le hizo una pregunta preparada en un programa de televisión. La pregunta versaba sobre empleo juvenil y Rajoy, en un alarde de campechanía (si es que se le puede llamar así), optó por decir que no sabía responder porque la respuesta la tenía apuntada y no entendía su propia letra.

Quizás, lo que Rajoy no quería contar era que si el paro juvenil ha crecido un 115% en dos años, buena parte de la culpa la tengan tres Comunidades Autónomas que gobierna el PP: Murcia (cuyo incremento de paro desde 2007 es del 260%); Comunidad Valenciana (que se sitúa en el 194,3%) o Madrid (con el 230,3%).

A lo mejor Mariano no ha querido decir que mientras en la reforma laboral se contempla una mayor indemnización por despido (de 8 días a 12) en los contratos temporales y medidas para que los contratos en formación y los contratos en prácticas sirvan para lo que deberían servir, la única propuesta del PP en materia de empleo la presentaron en el Congreso, en un par de folios, después de la reforma laboral.

Lo mismo lo que no entiende Rajoy es que en 6 meses de reforma laboral han subido un 52% los contratos de fomento de la contratación indefinida respecto del mismo periodo de 2009, o que en la comparación de julio a diciembre de 2009 y de 2010, la conversión de temporales en indefinidos de fomento se ha multiplicado por seis.

Y quien decía que los indefinidos de fomento sustituirían a los indefinidos de siempre puede empezar a masticar un dato: mientras que los indefinidos de fomento suben un 52%, los indefinidos ordinarios sólo han bajado un 15,6%.

Los contratos en formación han subido un 4% tras la reforma labora, cuando antes caían un 11%. Y los contratos en prácticas suben ahora un 17% cuando antes caían un 23%.

A lo mejor lo que Rajoy no comprende en su propia letra es que mientras el Gobierno de España sube las becas un 2,6% hasta los 1.430 millones de euros; en Madrid cae un 4% la financiación a las Universidades Públicas. O que mientras el Gobierno de España destina este año 2.840,58 millones a educación (un poco más de la mitad, a becas), el presupuesto educativo del último gobierno de Aznar era de apenas 1.516 millones.

A lo mejor Rajoy se quedó callado porque mejor no hablar.

, , , , , ,

1 Comentario

El pleno de enero en la Junta de Ciudad Lineal.

Celebramos el Pleno de enero el martes 25, en el absurdo horario de la hora de comer que ha impuesto el rodillo del Partido Popular.

Desde el Grupo Municipal Socialista solicitamos mayor flota para la línea 38 de la EMT. Desde que dejó de circular la línea interurbana 201 (cuyo recorrido por Alcalá coincidía en el Distrito con la 38) era necesario buscar un refuerzo. Y dado que el PP no aporta soluciones para sustituir el 201, mejor que la oposición tome la iniciativa.

Por otro lado, los incidentes al final de la Cabalgata de Reyes, cuando los restos de los fuegos artificiales cayeron sobre los asistentes, nos llevaron a proponer que se realizara un estudio para mejorar, entre todos, una actividad que congrega a la ciudadanía.

5366304715 e8e5f6dbb1 El pleno de enero en la Junta de Ciudad Lineal.

También hay que destacar nuestra denuncia de que no se ha liberado ni un solo metro cuadrado de suelo para dotaciones en el Distrito de Ciudad Lineal desde que se inició el mandato municipal,  a pesar de que el PP prometía en 2007 zonas verdes y espacios deportivos con ese suelo que no llegó nunca.

La acumulación de basura en los contenedores de reciclaje nos llevó a denunciarlo, tanto en prensa como en el Pleno. No puede ser que, mientras Gallardón y el PP imponen a los madrileños una nueva tasa de basuras, el servicio empeore hasta puntos insoportables.

5390036053 1f691c69bf El pleno de enero en la Junta de Ciudad Lineal.

Además, también preguntamos sobre la no construcción de una glorieta en el cruce de Torrelaguna con Alejandro Chacón y  sobre la contratación en las obras del auditorio del Parque Calero.

, , , ,

1 Comentario

No te la juegues.

Desde Juventudes Socialistas de España hemos puesto en marcha una campaña con motivo del Día Europeo de la Salud Sexual, que será el próximo 14 de febrero.

campa jse dia salud sexual 37 211x300 No te la juegues.

Nuestra apuesta se ha venido desarrollando mediante la inclusión de una educación sexual responsable dentro de la asignatura de Educación para la Ciudadanía, también mediante un mayor acceso a los anticonceptivos (notablemente, la píldora postcoital, que ahora se adquiere sin receta), mediante nuevos instrumentos legales como la Ley Orgánica de Salud Sexual y Reproductiva y de la IVE, mediante la mejora de la atención sanitaria, a través de una apuesta fuerte por la Investigación y las buenas prácticas en materia de salud sexual, y mediante el desarrollo de campañas específicas para jóvenes y adolescentes.

Y esto ha dado sus frutos:

  • La nueva política de salud sexual puesta en marcha por el Gobierno ha reducido en un 4% el número de abortos y por tanto el número de embarazos no deseados, algo que no había ocurrido en los 10 años anteriores.
  • En el último año se han reducido en más de un 10% el número de casos de SIDA diagnosticados en nuestro país.

Mientras hay quien aún basa su política de “salud sexual” en cuestiones no científicas, en creencias y en dogmas, otros ya estamos ofreciendo resultados.

, ,

1 Comentario

“Saber perder”, de David Trueba.

Si alguna vez tuviste la oportunidad de desternillarte con “Cuatro amigos”, David Trueba vuelve a no defraudar con “Saber perder”, aunque los puntos cómicos sean menores y lo reflexivo sea más abundante.

“Saber perder” es una novela de líneas encadenadas, de personajes cruzados, es una novela intergeneracional y urbana.

De líneas encadenadas porque narra historias aparentemente inconexas, perdidas en el mar urbano de Madrid, pero que acaban por enlazarse. La historia de Ariel Burano, delantero de un famoso club (que yo digo que es el Atleti y Cartier dice que es el Real Madrid), que conoce por casualidad a Sylvia, una adolescente cuyo padre, Lorenzo, está en paro y saca la vida adelante de maneras insospechadas y conociendo la realidad madrileña de la inmigración. El abuelo de Sylvia y padre de Lorenzo, Leandro, es un profesor de música que vive su vejez con ganas de ensanchar su mundo, sin ver la velocidad que lleva la sociedad de hoy. Y así se van enlazando los cuatro personajes con sus historias.

Es una novela intergeneracional y urbana donde un madrileño avispado notará claras referencias a escenarios de la ciudad, casi preparando el texto para que sea el guión de una película. Intergeneracional porque los personajes no sólo guardan parentescos (Sylvia, Lorenzo, Leandro) sino porque las relaciones que mantienen a lo largo de la novela con otras figuras no son, ni mucho menos, relaciones con personas de su misma edad, situación u origen social.

En resumen, una novela que bien podría ser una verídica historia del Madrid de hoy, donde un delantero argentino baja de los cielos futbolísticos y se mezcla con una familia en plena desestructuración y huida hacia delante.

saber perder trueba Saber perder, de David Trueba.

Este artículo también se ha publicado en el blog cultural de JSCL.

, , ,

1 Comentario

La Justicia es gratuita. Opinar de ella, también.

Ayer, como al final de cada mes, acudí a las máquinas del Metro a sacar mi cupón mensual. Por supuesto, por el precio estipulado, la máquina me dio el cupón. Pero la reacción tan normal como inútil del ciudadano medio que no lo recibiera sería la de blasfemar al tiempo que, de una patada o un manotazo, golpease las zonas de la máquina que considerase oportunas para obtener el ansiado y valioso pedazo de cartón. La máquina habría cometido una injusticia, a nuestro irritado juicio, pero siendo una máquina, todo se queda en el plano del error.
Este sencillo razonamiento, de párvulos, explica el motivo por el que hay un cristal en el medio cuando quien se equivoca es un empleado de Metro en la taquilla. Pero aquí, alguien con cabeza diría que el trabajador se ha equivocado antes de llamarle cualquier cosa o golpear el cristal inútilmente. El problema es que no todo el mundo actúa con cabeza.

Añadamos ahora un juicio de valor, una opinión de lo más personal. Yo considero injustas las tarifas, me parecen caras para el servicio que me prestan. Si espero que tanto la máquina como el empleado me den la razón y me cobren menos, puedo esperar sentado. Y más aún si cometo la irracionalidad de emprenderla a golpes y/o gritos. Si me cobran lo estipulado, habrán actuado conforme a las normas, aunque no me guste. Pero la culpa no será nunca de ellos y pensarlo así supondría un ataque a los honrados trabajadores del Metro.

Pues bien… el tercer supuesto es parecido al primero. Supongamos que por un bono que cuesta 10 euros el taquillero me cobra 12 y, sin mayor disimulo, de los 12 se mete una moneda de 2 en su bolsillo y procede a ingresar en caja los justos 10 euros del bono. Ahí surge la prevaricación, la injusticia de verdad, y sí podremos decir que no hay ni Derecho ni derecho.

Ahora imaginemos que esto no es el Metro de Madrid, sino el Poder Judicial. Todo un Poder regulado en la Constitución, sobre el que se asienta una de las patas de nuestro sistema. Podemos entrar a discutir (esto da para otro artículo otro día) que los juzgados son pocos, que los medios son escasos, que la tasa de pendencia es elevada… que el Metro es lento, pero no será culpa del conductor del tren.

Pero no podemos discutir el Poder Judicial mismo. Confundir el Poder Judicial con el estado de la Administración de Justicia, perdónenme, pero es bien propio de esos tertulianos de las cadenas de radio de la derecha y de la extrema derecha, a la par que es un recurso facilón de esas mismas ideas políticas, que pretenden calentar al ciudadano medio para arañar una crítica al sistema constitucional que no logran arrancar (o bien se callan) del Legislativo o del Ejecutivo.

Alguna vez nos habrá tocado escuchar las sandeces de que la Justicia funciona así o asá, que a Mengano le soltarán enseguida por ser quien es, que tarda mucho en ser juzgado, que ahora es cuando le juzgan y no antes, que la fianza es mucha o poca, etc. A la vez, nos sacarán el anecdotario según el cual Fulano fue absuelto cuando todos sabíamos que había matado con sus propias manos a dos niños pequeños y que, en cambio, Zutano dio con sus huesos en la cárcel por ladrón cuando era, a nuestro juicio, de una honradez probada. Eso es lo que, sencillamente, aparece en prensa, y de lo que, en muchos casos, se hace opinión de barra de bar, como se puede hacer sobre el fuera de juego del partido del domingo. Y lo primero que se lía aquí es confundir el valor Justicia con el Poder Judicial. Hablamos de tres casos, de cuatro. En este país, en el año 2009, más de 9,5 millones de casos se iniciaron en nuestros tribunales, de los que un 70% entraron en el Orden Penal. Así que resulta facilón que a los juristas se les critique por tres gotas en un estanque de 9 millones anuales.

Así que sólo hay que exigir un mínimo de rigor cuando se hable de Justicia, por un lado, de Poder Judicial, por otro, y de Derecho, por un tercero, si es que se saben distinguir. Vamos a cada uno de estos tres lados.

Justicia. Seamos serios: la Justicia es un valor palpable, perfectamente palpable, como la Libertad, como el pluralismo político, no son conceptos, ni mucho menos conceptos etéreos. Son valores. Poner en duda su existencia es poner en duda las bases en las que nos movemos desde que nos dotamos de una Constitución. ¿Alguien que se considera progresista puede negar que en nuestro país no impera la Justicia, que no exista, que todo sea algo caótico y arbitrario?

Poder Judicial. Pero el Poder Judicial tampoco es algo que se pueda atacar gratis. Los jueces son personas que encarnan un poder del Estado. De ahí, por ejemplo, que no puedan realizar huelgas. Pero son personas. Y sí, pueden fallar. Que la justicia sea infalible es algo que se superó con la supresión del Tribunal de la Inquisición. Porque las resoluciones no se dictan en nombre de un dios, sino como expresión de la aplicación de las leyes de las que nos dotamos mediante la razón. Y no, los jueces no son nuestra máquina del Metro. Por eso, precisamente, se establece un sistema de recursos que en algunos órdenes, como el Penal, se sostienen por leyes que sí, son del siglo XIX, pero aún resultan respondonas cuando alguien les trata de buscar las cosquillas en el plano de la “injusticia”.

Los jueces cometen errores, y nuestras leyes prevén que, si no han puesto la debida diligencia, paguen por ello, con su puesto y con su patrimonio e incluso, en el caso de que lo hicieran aposta, con la cárcel. Pero no podemos, si es que seguimos creyendo en lo racional, considerar error lo que es una opinión, una manera válida, como lo pueda ser otra, de interpretar las leyes. Cuando un tribunal superior contradice al inferior no es para sacar colores. Primero porque, por suerte, la independencia judicial supone una garantía de los órganos inferiores frente a los superiores. Segundo porque el órgano inferior puede haber fundamentado perfectamente su decisión. Los recursos suponen una garantía para los ciudadanos de que sus litigios serán vistos por diferentes personas, situadas unas sobre otras por una cuestión de mérito y capacidad, pero ello no siempre hace que la decisión del inferior sea mala sino, simplemente, diferente.

Las sentencias del órgano superior pueden adoptar decisiones completamente contrarias a las del inferior. ¿Supone esto que el órgano inferior deba ser castigado por ello? No, si su decisión se basó en el Derecho. Diferente sería que hubiera cometido una arbitrariedad, es decir, una prevaricación.

Y hemos mencionado la palabra final: Derecho. El Derecho no es una ciencia exacta. La interpretación de una norma puede dar lugar a soluciones diferentes, sin mover una coma. Es a la interpretación de las normas a lo que se dedica el mayor porcentaje de tiempo en el estudio de la carrera de Derecho. Quien piense que se dedica a la memorización acrítica de los artículos del Código de Comercio se ha equivocado.

Y en materias tan sensibles como el Derecho Penal unos mismos hechos pueden interpretarse conforme a una norma A o conforme a una norma B y dar soluciones completamente dispares. E incluso pueden darse soluciones dispares aplicando la misma norma a los hechos, según la familia teórica a la que uno pertenezca. La interpretación no es, ni mucho menos, una chorrada.

Así explicamos que personas condenadas por un asesinato con agravantes queden absueltas al recurrir o personas que eran condenadas a 30 años de prisión pasen a resarcir los daños con una multa de 3000 euros. Y en esta disparidad de decisiones está la interpretación de las normas en muchos casos, y no hay que mirar, como hace el tertuliano facilón para alarmar a la sociedad a supuestos oscuros de tener mejor o peor defensa o ser uno primo de quien es. ¿Se acuerdan de De Juana Chaos? ¿Podemos mencionar las doctrinas “Isabel Pantoja” o “Ramón Mendoza”? Doctrinas significa que lo que era una opinión pasa, por mediación de una sentencia, a ser una práctica de un juez superior que se sigue por los inferiores, pero nada asegura que esa práctica, esa opinión, cambie con el tiempo.

Dentro del campo de las opiniones que se emiten en forma de sentencia, podemos agradecer que nuestro sistema judicial no tiene un nivel palpable de politización. Aquí no se confunden los poderes del Estado. Aunque afirmar lo contrario siempre se ha dado más desde los escaños de la derecha cuando gobierna la izquierda. Precisamente, las garantías ofrecidas por los diferentes recursos aminoran la tentación, en el Poder Judicial, de politizar una decisión. Afirmar lo contrario es un terreno tan pantanoso como accesible de cara a sembrar la desconfianza entre la ciudadanía.

¿Es lo normal que un órgano superior contradiga al inferior? Nuestro sistema emite sentencias con una buena salud, mejorable, pero razonablemente buena. Sentencias garantizadas por la visión de varios órganos y por la profesionalidad de quienes las emiten. Por aportar otro dato, porque para opinar hay que documentarse un poco, en nuestro país se dictaron en 2009 más de más de 1,6 millones de sentencias, de las que 727.000 se dieron en el Orden Penal. En esta misma Jurisdicción, las sentencias recurridas en apelación fueron confirmadas totalmente en un 75,8% de los casos, en tanto que las sentencias recurridas en casación fueron confirmadas totalmente en un 86,4% de los casos. El resto de los porcentajes son de confirmaciones parciales (entre un 9 y un 12% según el órgano) y las anulaciones oscilan entre el 0,4% y el 2,1%.

Así pues, no existe problema en que se tengan diferentes visiones a la hora de interpretar las normas, si bien lo normal es que se impongan visiones parecidas en 9 de cada 10 casos. Pero siempre nos vamos al ejemplo fácil porque se opina sin tener la más mínima idea.

Dejemos de sembrar dudas porque en un determinado caso no nos guste la solución dada. Atacar al Poder Judicial es atacar al Estado, a lo público.

En 99 de cada 100 casos, los empleados de Metro no se equivocan con el cambio. Y si se equivocan, no suelen hacerlo a conciencia.

La opinión, como la Justicia, es gratuita.

, ,

1 Comentario

“Carancho”, de Pablo Trapero.

Hay películas que uno no termina de entender por qué se pierden en el océano de las preferencias comerciales de las salas de proyección españolas. Y para nuestra desgracia, una parte importante del cine argentino, de buena factura y gran guión, está en ese grupo. Y “Carancho” es una de ellas.

Ricardo Darín y Martina Gusman encarnan una pareja de solitarios nocturnos. Darín da vida a Sosa, un abogado sin licencia que vive de la captación de clientes en accidentes de tráfico, in situ, buscando la más mínima rendija para demandar a las aseguradoras. Ella es Luján, una novata en los servicios de emergencia bonaerenses.

La película empieza con una cifra escalofriante: al año, 8000 personas fallecen en Argentina por accidentes de tráfico, para que os hagáis a la idea, 4 veces la cifra española. Sobre esas 8000 personas que fallecen, sus familiares, los heridos, los daños, gira toda una trama de bufetes que más bien son mafias. Y en ese ambiente viciado, los que se deselvuelven como pueden, a base de suturas, son dos almas solitarias como los personajes de Sosa y Luján.

carancho  Carancho, de Pablo Trapero.

Así que nos encontramos con una película de drama, de violencia y de solitarios que se ven arrastrados. Y, o yo me equivoco mucho, o esta genialidad del cine argentino ha pasado, por desgracia, desapercibida en las muy comerciales salas de cine españolas.

Véanla, casi por obligación.

(Esta entrada también se ha publicado en el blog cultural de JSCL).

, , , ,

No hay Comentarios

Música para acabar la semana.

Mumford & Sons ha tomado posiciones en mis listas de reproducción. Como han sido días fríos, os dejo un título apropiado:

, ,

No hay Comentarios

No son “los mercados”.

No, no son los mercados. Achacar a los mercados la reforma de las pensiones supone una visión estrecha y cortoplacista, un discurso trasnochado y muy poca visión de futuro.

Y no, no me refiero a que las pensiones se reformen en tal o cual sentido, no me refiero al resultado de la reforma en sí, sino a sus causas. Pensar que son “los mercados” (quiénes son “los mercados”) los que obligan a reformar en tal sentido o tal otro las pensiones es desconocer un mínimo de demografía y ser poco común en aquello de tener un mínimo de sentido común.

Echar la culpa a un sistema económico injusto, y cuyas injusticias se han agravado con la crisis, puede dar una imagen de ser más de izquierdas, pero quizás nos defina mejor, como izquierda, aunque no sea tan barato ni tan bonito, poner los problemas encima de la mesa.

El Informe Económico del Presidente del Gobierno desgrana una serie de datos (que ya se conocían, pero vienen muy claritos todos juntos) de la OCDE y de la Comisión Europea sobre el futuro de las pensiones en nuestro país y se pueden decir sin mencionar años de cotización o cuantías de las pensiones. Por ejemplo:

Envejecimiento de la población. El gasto social asociado al envejecimiento poblacional pasará del 19,2% del PIB en 2007 al 28,2% del PIB en 2060, de seguir en el mismo sistema y sin reformas. Este incremento sería superior al de Alemania o Francia. De este porcentaje, las tres cuartas partes de la cuantía serían gasto en pensiones, que pasarían del 8,4% del PIB en 2007 al 15,1% del PIB en 2060. Del año 2030 en adelante, la tendencia iría en mayor aceleración. El gasto asociado a pensiones pasaría en España a aumentarse un 6,7% del PIB, frente a un incremento de sólo el 2,4% de media de la UE-27.

Esperanza de vida. La esperanza de vida al nacer ha pasado en España de los 35 años en 1900 a los 81 años en 2008, una de las mayores, siendo récord la femenina, con 84 años. La esperanza de vida a los 65 años ha pasado de 10 años a principios del siglo pasado a casi 20 a principios de este siglo. Así que una vez que nos jubilamos pasamos a vivir 20 años de término medio.

Mayores de 65. Hoy son 7,6 millones (el 16,6% de la población). En el año 2050, el 32% de la población tendrá más de 65 años.

Mayores de 65 en relación con los trabajadores. En el 2009, los mayores de 65 suponen un 24,6% de la cifra de población en edad laboral (16 a 64 años). En el año 2050, supondrán un 60,6%. Es decir, pasaremos de un mayor de 65 por cada cuatro personas en edad laboral a una persona mayor de 65 por cada 1,7 en edad laboral. Y en esto sólo nos superará Italia.

Tasa de natalidad. Esto no lo dice el Informe Económico del Presidente. Pero basta con que pinchéis el enlace y veréis que la tendencia no acompaña.

Edad real de jubilación. Os dejo una noticia del año 2006 sobre los términos en los que estaba en 2005. Y la tendencia ha ido a alejar aún más la edad legal (65 años) con la edad real en la que los españoles se jubilan de media (63 años).

Menos años cotizando. Hasta ahora, hemos estado hablando siempre de personas en edad laboral, contando desde los 16 años, pero los jóvenes se incorporan cada vez más tarde al mercado laboral, puesto que los periodos de formación se han alargado, por lo que empiezan a cotizar y a aportar al sistema de Seguridad Social cada vez más tarde.

Así que, si uno es mínimamente responsable, debe poner, como hace el Gobierno, el problema encima de la mesa de negociación, ahora, que cualquier reforma puede realizarse gradualmente. Ya no valen parches más o menos eficaces como mayores proporcionalidades y transparencias en las cotizaciones, incentivos a la prolongación de la vida laboral, etc.

De los principales países del entorno, estamos en la cada vez más pequeña minoría que no ha optado por prolongar la vida laboral. Nos acompañan tan sólo Finlandia, Luxemburgo y Portugal.

Dejemos que el Gobierno y los agente sociales terminen de negociar: las causas no son los mercados.

“Sólo hay algo peor que la ausencia de consenso para las reformas, que es la ausencia de reformas”, José Luis Rodríguez Zapatero.

, , ,

1 Comentario