Acerca de

Un poco sobre mí.

El caso es que yo vine a este mundo allá por 1982, año que, como sabéis, fue prolijo en acontecimientos y dio al mundo una excelente cosecha de chavalitos y chavalitas, dicho sea sin intención de incluirme por mí mismo.chus greciet acercade Acerca de

Puedo decir de mí que soy madrileño de pro, casi como Cascorro, aunque un pelín asturiano por raíces familiares. Mi infancia (y algún año más) transcurrió en algún punto entre Manuel Becerra y Ventas, con alguna incursión por el barrio de Maravillas (ése que ahora llaman Malasaña).

Me licencié en Derecho en la Complu y dedico mi tiempo a JSE (www.jse.org), cosa que juzgaréis (para bien y para mal) bastantes de los que me leéis. Yo procuro cumplir con los que me eligieron para estar donde estoy, en cada momento.

Vivo y llevo mi vida política en Ciudad Lineal, en el barrio de Pueblo Nuevo, amablemente imperfecto.

El café es la luz del mundo. Aporta calor cuando hace falta, frío cuando hace falta, calma y claridad de ideas.

Si pongo  jazz, estoy introspectivo. Si pongo clásica, necesito concentración. Si me paso de lírica, será mejor que alejéis de mí cualquier asunto que me lleve a un intento de suicidio (cosa que también ocurre si pongo a Antonio Vega, qepd). El resto de géneros musicales son tan variados que no creo que haya días en mi vida como para atender a todos, aunque procuro mirar a unos más que otros.

El cine es la mayor expresión del ser humano, en mi opinión. Los Lumiere se portaron con todos nosotros. Almodóvar, Bertolucci, Hitchcock bien podrían ser la trinidad en este asunto. Y me encanta ver mi ciudad, Madrid, en una película.

Los libros reflejan también la misma pasión, con el reto de adivinar lo que se quiso decir en cada momento, y su traslación a estos tiempos nuestros. Temed al hombre de un único libro.

Si me dais una cámara de fotos, un paseo por el Rastro o una caña de Mahou bien tirada, me podéis hacer un tío feliz.

Me gusta cocinar, y más que nada me relaja, así que no os extrañéis si un día dejo por aquí una receta.

Equipos de fútbol hay muchos. Por eso escogí al mejor: el Atleti. Creo que sus gentes, su pasión y su madrileñismo son únicos en esta ciudad y en el mundo. Sobre este deporte, bilardistas abstenerse.

Si alguna vez veis que no escribo sobre algo, siempre será porque prefiero callar y parecer estúpido… sigan ustedes el refrán. En otras ocasiones, se me bajan las musas, las más de las veces, en forma de latigazos ( http://twitter.com/chusgreciet ), en las menos de las veces, en algo más extenso, sólido, curvo, dependiendo de la musa y del día.

Son posibles los sueños sencillos, según la canción de Pablo Guerrero.

Por lo demás, la puerta está abierta. Pero respetadme la siesta.

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)