No son “los mercados”.


No, no son los mercados. Achacar a los mercados la reforma de las pensiones supone una visión estrecha y cortoplacista, un discurso trasnochado y muy poca visión de futuro.

Y no, no me refiero a que las pensiones se reformen en tal o cual sentido, no me refiero al resultado de la reforma en sí, sino a sus causas. Pensar que son “los mercados” (quiénes son “los mercados”) los que obligan a reformar en tal sentido o tal otro las pensiones es desconocer un mínimo de demografía y ser poco común en aquello de tener un mínimo de sentido común.

Echar la culpa a un sistema económico injusto, y cuyas injusticias se han agravado con la crisis, puede dar una imagen de ser más de izquierdas, pero quizás nos defina mejor, como izquierda, aunque no sea tan barato ni tan bonito, poner los problemas encima de la mesa.

El Informe Económico del Presidente del Gobierno desgrana una serie de datos (que ya se conocían, pero vienen muy claritos todos juntos) de la OCDE y de la Comisión Europea sobre el futuro de las pensiones en nuestro país y se pueden decir sin mencionar años de cotización o cuantías de las pensiones. Por ejemplo:

Envejecimiento de la población. El gasto social asociado al envejecimiento poblacional pasará del 19,2% del PIB en 2007 al 28,2% del PIB en 2060, de seguir en el mismo sistema y sin reformas. Este incremento sería superior al de Alemania o Francia. De este porcentaje, las tres cuartas partes de la cuantía serían gasto en pensiones, que pasarían del 8,4% del PIB en 2007 al 15,1% del PIB en 2060. Del año 2030 en adelante, la tendencia iría en mayor aceleración. El gasto asociado a pensiones pasaría en España a aumentarse un 6,7% del PIB, frente a un incremento de sólo el 2,4% de media de la UE-27.

Esperanza de vida. La esperanza de vida al nacer ha pasado en España de los 35 años en 1900 a los 81 años en 2008, una de las mayores, siendo récord la femenina, con 84 años. La esperanza de vida a los 65 años ha pasado de 10 años a principios del siglo pasado a casi 20 a principios de este siglo. Así que una vez que nos jubilamos pasamos a vivir 20 años de término medio.

Mayores de 65. Hoy son 7,6 millones (el 16,6% de la población). En el año 2050, el 32% de la población tendrá más de 65 años.

Mayores de 65 en relación con los trabajadores. En el 2009, los mayores de 65 suponen un 24,6% de la cifra de población en edad laboral (16 a 64 años). En el año 2050, supondrán un 60,6%. Es decir, pasaremos de un mayor de 65 por cada cuatro personas en edad laboral a una persona mayor de 65 por cada 1,7 en edad laboral. Y en esto sólo nos superará Italia.

Tasa de natalidad. Esto no lo dice el Informe Económico del Presidente. Pero basta con que pinchéis el enlace y veréis que la tendencia no acompaña.

Edad real de jubilación. Os dejo una noticia del año 2006 sobre los términos en los que estaba en 2005. Y la tendencia ha ido a alejar aún más la edad legal (65 años) con la edad real en la que los españoles se jubilan de media (63 años).

Menos años cotizando. Hasta ahora, hemos estado hablando siempre de personas en edad laboral, contando desde los 16 años, pero los jóvenes se incorporan cada vez más tarde al mercado laboral, puesto que los periodos de formación se han alargado, por lo que empiezan a cotizar y a aportar al sistema de Seguridad Social cada vez más tarde.

Así que, si uno es mínimamente responsable, debe poner, como hace el Gobierno, el problema encima de la mesa de negociación, ahora, que cualquier reforma puede realizarse gradualmente. Ya no valen parches más o menos eficaces como mayores proporcionalidades y transparencias en las cotizaciones, incentivos a la prolongación de la vida laboral, etc.

De los principales países del entorno, estamos en la cada vez más pequeña minoría que no ha optado por prolongar la vida laboral. Nos acompañan tan sólo Finlandia, Luxemburgo y Portugal.

Dejemos que el Gobierno y los agente sociales terminen de negociar: las causas no son los mercados.

“Sólo hay algo peor que la ausencia de consenso para las reformas, que es la ausencia de reformas”, José Luis Rodríguez Zapatero.

, , ,

  1. #1 by Miguel on 23/01/2011 - 20:55

    Todos estos datos están muy bien -obviando que las proyecciones son eso, proyecciones- pero ni lo teníamos en el Programa Electoral, ni es urgente, ni haríamos esta reforma sino nos hubiesen dicho que es una de las reformas que tenemos que hacer. Y ese es la clave: reformamos lo que nos dicen y en la dirección que nos dicen. Como este debate es tramposo de prinicpio a fin, yo propongo ir a la raíz -eso significa ser radical-: la relación entre las cotizaciones de los trabajadores y las pensiones, es decir: con más cotizaciones y más gente trabajando -y cotizando- y unas pensiones que se correspondan con estas cotizaciones el sistema no quebará nunca. ¿Cómo? Subir las cotizaciones, fomentar la incorporación de más mujeres y por otro lado, contar toda la vida laboral y sacar las pensiones no contributivas del sistema y financiarlas a través de los PGE. Ah, y de paso, no atacar al sistema público fomentanto las pensiones privadas.

(No será publicado)