Estos plenos del mediodía.


El pasado martes 23 celebramos el Pleno ordinario del Distrito. No hubo grandes sorpresas: bajo el falaz argumento de que ya había consenso en el Ayuntamiento y en la Asamblea de Madrid, el PP se negó a a probar la proposición del PSOE sobre violencia de género, que hubiera servido para reforzar y respaldar esos consensos. Nunca se hace suficiente en estos temas.

Por otro lado, ante estos plenos de la hora de comer, que pretenden desincentivar la participación vecinal, hemos apoyado una buena iniciativa de la Asociación de Vecinos de Quintana, que ha hecho un estudio profundo del barrio (mi barrio) en relación con las torres de media tensión y el cableado que nos rodea. Es vergonzoso el espacio que ocupan, que haya cables directamente clavados y sujetos a troncos de árboles, o que se sustentan sobre terrazas de viviendas de familias del barrio. El propósito de la Asociación, bien simple: que el Partido Popular se moje en pedir a las compañías eléctricas el fin de esta situación. Sólo lograron buenas palabras y compromisos verbales, pero les ayudaremos en estar vigilantes en que el cableado deje de ser un estorbo, un peligro y una reliquia en nuestro barrio.

Además, le tuvimos que recordar el PP que la escuela infantil de la calle Rafael Bergamín sólo se ha podido hacer con los fondos que el Gobierno de España ha dedicado a los Ayuntamientos, como también ocurrirá con el centro de mayores de Ventas. Luego, el alcalde y sus secuaces irán diciendo que Zapatero ahoga a este Ayuntamiento, cuando en realidad lo poco que se hace, se hace con los fondos estatales.

Donde nos da en la nariz que no se va a hacer nada es en el mercado de San Pascual, con un PP vendido a los intereses de las grandes superficies, y nada interesado en los mercados de barrio, que eran espacios de cohesión social y vecinal y, por tanto, focos de opinión. Para ellos, mejor un hipermercado despersonalizante y acrítico.

, , , ,

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)