El alpinista de los sueños.


alpinista sueños 300x297 El alpinista de los sueños.Llevaba yo unas buenas semanas esperando la salida al mercado del disco de tributo a Antonio Vega “El alpinista de los sueños”. La Red, y en especial Radio 3 de RNE, nos había adelantado algunos de los temas del álbum, que viene a juntar (en el disco y en algunas pistas en particular) a buena parte de lo más actual de nuestro panorama, en homenaje a uno de los básicos de la música española de los últimos 25 años.

Antonio Vega no sólo fue un innovador, un impulsor de ritmos de salida de un tiempo oscuro, de poner fin a la desconexión de nuestro país con la música del entorno, sino un buenísimo, enorme letrista, un gran lírico.

Y parece que la lírica está condenada a perder pronto a sus hijos.

Entre los 15 temas que conforman el disco (que en mi opinión quizás deberían estar en otro orden) destacan, a mi juicio:

  • Los duetos: Calexico y DePedro con “Mi hogar en cualquier sitio”, Nena Daconte y Luis Albert Segura con “Tesoros”, y sobre todo tanto “Se dejaba llevar por ti” con Annie B Sweet y Sidonie como la magistral interpretación de “Lucha de gigantes” de Zahara y Love of Lesbian, que ya nos están acostumbrando a muy buenos duetos de contraste entre ambas voces.
  • Las solventes, sobrias, correctas aportaciones de Bunbury con “Una décima de segundo” y “Desordenada habitación” con Iván Ferreiro. Amaral, en cambio, incurre en esa espiral de repetirse, incluso cuando interpretan las creaciones de otros.
  • Irma la Dulce, que nos regala una versión en inglés de “La chica de ayer” muy muy sólida, en la conservación de la música y en la adaptación de la letra. Una buena irrupción en la totalidad del disco y una voz que en nada desmerece a Annie B Sweet o a Zahara.
  • Y la culminación del disco, con una adaptación de Marlango del tema “El sitio de mi recreo”, sin duda una de las mejores letras del desaparecido homenajeado. Y resulta un gran final. Las versiones de Marlango (“Vete”, “Semilla Negra”) nunca son una mera réplica de la canción con la voz de Leonor Watling. Siempre poseen una fuerte adaptación musical que, una vez más, no sólo no defrauda sino que supone un gran broche final a un muy buen disco, a la altura del recuerdo que nos merece Antonio Vega.

, ,

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)