Sopa reconstituyente.


¿Sabéis esos días en que llegáis a casa y todo indica que os vais a poner irremediablemente malos con un catarrazo de espanto? Pues a mí me funciona lo siguiente:

Se pone una olla de agua a hervir. Cuando rompa a hervir, bajáis el fuego hasta fuego medio, echáis una cebolla partida por la mitad, dos pastillas de caldo de pollo (la otra versión es tener el caldo de pollo hecho de verdad con pollo y llevarlo a hervir), una zanahoria, medio cacillo de arroz y otro medio de fideos, una rama de romero (yo lo saco del balcón, y lo lavo, claro), una pizca de sal (no os paséis).

Os despreocupáis del asunto unos 15 minutos (bueno, por el medio, le dais unas vueltas, claro). Y entonces le echáis algo de paleta de cerdo en tiras, de esos cachos que son más oscuros y duros, que suelen soltar bien la sal (por eso no hay que pasarse con la sal) y que, cuando están cocidos, son más comestibles. Echáis también un leve chorrito de aceite de oliva (suave).

Contáis 4-5 minutos más (el arroz y los fideos serán la referencia del tiempo). Lo quitáis del fuego y lo servís, con un chorrito de lima (esto va por gustos).

Acompañad de vino y tomadlo bien caliente.

, , ,

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)